Información sobre la Iniciativa

Introducción a RRI

La Iniciativa para los Derechos y Recursos (RRI) es una coalición global de organizaciones que trabajan para fomentar la tenencia de tierras forestales, reformas de políticas, y la transformación de la economía forestal para que los negocios reflejen las agendas locales de desarrollo y apoyen los modos de vida locales. RRI trabaja a nivel nacional, regional y global, colaborando con investigaciones, abogacía y convocación de actores estratégicos.


La Coalición RRI está formada por un grupo base de Socios involucrados en áreas de pericia regional y temática. Los socios también interactúan con un amplio grupo de Colaboradores quienes apoyan y participan en las actividades de RRI. Nuestros 13 Socios y más de 120 Organizaciones Colaboradoras están directamente involucrados en reformas de tenencia de tierra y de políticas forestales en cerca de 20 países de Africa, Asia y América Latina. Juntos trabajamos para fomentar mayor dedicación y acción global a favor de los pobres en cuanto a tenencia, políticas y reformas de mercado.


Esta coalición estratégica va más allá del grupo tradicional de actores internacionales del desarrollo, involucrando una amplia gama de organizaciones, cada una de las cuales provee una perspectiva critica dentro de la larga cadena de actores necesarios para fomentar el cambio.


El Secretariado de la Iniciativa para los Derechos y Recursos, el Rights and Resources Group (RRG) [Grupo para los Derechos y Recursos], es una organización sin fines de lucro, con sede en Washington DC, que realiza análisis y abogacía a nivel global, cataliza nuevas colaboraciones estratégicas y grupos asesores, y coordina la gobernanza y actividades de la Iniciativa.


Fundamentación del Compromiso de RRI

Razones por la qué necesitamos acelerar las reformas en los derechos a la tierra, en la gobernanza y en los mercados, y poder enfrentar el reto mundial de reducción de la pobreza, los conflictos y el cambio climático.


1. Hay un interés sin precedentes a nivel mundial en las tierras y recursos comunitarios, el cual amenaza la seguridad y el desarrollo a nivel local, nacional y mundial. Los bosques y las tierras secas de los países en vías de desarrollo constituyen casi el 40 por ciento de la superficie terrestre del mundo (casi 6 mil millones de hectáreas) y albergan a más del 40 por ciento de la población del planeta. Estas 3 mil millones de personas están entre las más pobres y más marginadas del mundo, careciendo reconocimiento de sus derechos a los recursos y a las tierras consuetudinarias, y por tanto, vulnerables al acaparamiento de tierras, la deforestación y la degradación del ecosistema. Estas áreas se han vuelto aun más importantes debido a la lucha contra el cambio climático.



2. La tenencia insegura e injusta, y la gobernanza débil, debilitan el avance en la realización de las metas mundiales de reducción de la pobreza, avance en los derechos de la mujer y equidad de género, y en la reducción de la tala ilegal, de los conflictos y de las emisiones de gases de efecto invernadero. El rápido ascenso de las demandas a nivel mundial por tierras  agrícolas, la bioenergía, los minerales, el agua y otros recursos naturales, y las inversiones especulativas relacionadas a estos recursos, están impulsando una rápida adquisición sin precedentes de tierras y recursos rurales. La inversión de decenas de millones de millones de dólares proyectada solamente en infraestructura y extracción minería en los países en vías de desarrollo en las próximas décadas supera considerablemente las inversiones en conservación de bosques  y en mitigación del cambio climático, y presenta una grave amenaza.


3. Hay una demanda sin precedentes de apoyo técnico y de inversión en reformas de tenencia y de gobernanza por parte de organizaciones gubernamentales, de conservación y de desarrollo claves, al igual que por parte de los inversionistas privados. Esta demanda se traduce en una oportunidad histórica para la movilización de actividades que ayuden a asegurar la posesión de tierras en los próximos años, y a mejorar las condiciones de vida de cientos de millones de personas.



4. Han habido importantes avances en las últimas décadas en el reconocimiento de derechos de tenencia locales, la forma de abordar la tala y comercio ilegales, y la transformación de cadenas de suministro forestales y agrícolas para que sigan los  estándares sociales y medioambientales. Los enfoques innovadores, las asociaciones, los estándares y las herramientas que han resultado de estos logros, pueden ampliarse para poder convertir la demanda por recursos en una fuerza pro el desarrollo positivo.


Desde que estableció la coalición hace 6 años, se reconoce a RRI como la principal red mundial relacionada con la tenencia y gobernanza forestal, y por catalizar los principales cambios en tenencia y política de gobernanza en China, Indonesia, Brasil y Nepal, entre otros países.